Dulces sin culpa

Galletas raw-oreo de algarroba y chocolate blanco

A medio día, alegríaaa!!! tititititi… si es que Leticia Sabater nos llenaba de energía con estas palabras :/ … no me digáis que no os acordáis de ella cuando escucháis esto jajaja… Pues, ahora es medio día en España, y lo matizo, porque hay un montón de seguidores del blog que son de fuera… México, Argentina, Venezuela, Indonesia, EEUU, India, Urugua, Senegal, Alemania, Perú, Chile, Brasil, Tailandia, Reino Unido… y os saludo desde aquí con todo mi cariño!! Vaya pandilla que hemos formado en un momentico, multicultural, exótica, campechana… me encanta! 😉

Pues hoy os traigo una receta, que para mí, sinceramente, fue sorprendentemente rica… y digo sorprendentemente, porque fue totalmente inventada… Generalmente me baso en muchas recetas y cambio cosas, hago y deshago, pero esta fue, a lo loco… iba echando ingredientes a ojo,  e iba apuntando en mi súper libreta de notas de biococina, donde voy escribiendo lo que se me va ocurriendo, sin ton ni son, y luego yo le pongo el ton, o el son, o las dos cosas XD… Pues eso, así fue, iba añadiendo y apuntando, cogiendo ingredientes de mi despensa… los observaba, los olía… y luego imaginaba si esta combinación quedaría bien… en plan alquimista total (si es que yo, me apostaría el cuello, a que en otra vida era bruja, y hacía pócimas curativas o algo del estilo jajaja)… y voilà! Me salieron estas sorprendentes… ummm, no sabia como denominarlas… Galletas raw-oreo de algarroba y chocolate blanco!! Mirad, pensé en llamarlas: sandwiches de chocolate blanco, galletas de chocolate blanco… bueno, ahí fueron pasando nombres por mi cabeza, pero de repente, caí en que, algunas amigas mías tienen niños, y se vuelven locas para buscar dulces saludables para que puedan llevarlos al cole, o para darles como merienda… y claro, así, quizás los peques las acepten mejor, no? (o se me ha ido a mi la pinza demasiado? :/ )

DSC_0020Como siempre, mis recetas no son especialmente vistosas, en cuanto a simetría, y cortes y bocados perfectos, pero, sinceramente, eso es lo que me gusta de mi cocina… que os la muestro tal cual, que no hago nada especialmente para ponerlo bonito, si no, que ya es bonito tal y como sale a la primera, natural, sin retoques, como podría hacerlo cualquiera en casa… yo la llamaría… “cocina sin frustraciones”. Toma! Me he quedado a gusto eh? 🙄 Pero, creedme, de verdad, tiene sentido! Y es que, a veces, hacemos alguna receta (y a mi, me ha pasado), y no sale ni de coña como en las fotos que vemos, y nos quedamos en plan: “jolin, qué cutre, o qué feo me ha quedado” Pero no! Es bonito y perfecto tal y como lo hagamos! Porque cada uno le da su toque personal, y porque lo más importante, es el amor con el que lo hacemos… y estoy segura de que todos los que estáis haciendo mis recetas, lo estáis haciendo con mucho amor ❤ … tengo constancia 😉

DSC_0014

Cuando le deis un bocado a estas galletas, y notéis como cruje el chocolate blanco, en contraste con el tierno de la galleta… os va a encantar! Y vuestros peques podrán presumir de ellas en el cole. He presumido hasta yo “en mi cole” XD

Mirad como se derrama el chocolate blanco en la galleta… uhmmm, delicious (con tono de Dora la exploradora)! Pues, y si os digo que esta galletas están hechas de zanahoria y remolacha? ehn? ehn? Eso sí que es sorprendente! Pues, con más motivo tenéis que probar a hacerlas. Las he llamado Raw-oreo, porque se pueden hacer versión crudas (en deshidratadora, a 42º), pero, como sé, que muchos de vosotr@s estáis empezando a descubrir cosas nuevas, de formas de cocinar, alimentos, etc, y no disponéis de deshidratadora… pues hice las 2 versiones, en deshidratadora y en horno, para coger los tiempos y las temperaturas, y que podáis hacerla sin problema! 😉

DSC_0019Estas galletas tienen múltiples ventajas: sin azúcar, sin lácteos, raw (por lo que conservan los nutrientes), sin grasas saturadas… y además están buenísimas y nos sacan de un apuro, cuando queremos llevar algo para picar, y sólo se nos ocurren tentempiés nada saludables. Lleva muchos ingredientes, como la leche vegetal, que podéis usar cualquiera, como la leche de almendras, de anacardos, de avena, de chufa…, además he usado avena, vainilla, melaza… pero me voy a centrar en las propiedades del lino y la harina de algarroba.

La algarroba, con nombre de origen árabe, es una vaina de color castaño oscuro que puede medir hasta treinta centímetros, y procede del árbol del algarrobo. Es un alimento energético, rico en fibra soluble por lo que facilitan la digestión y beneficia a la flora intestinal. Sin gluten, potente antioxidante natural, efecto antiinflamatorio, muy rica en minerales y vitaminas del grupo B, y se puede usar para sustituir el cacao en la elaboración de recetas que lleven chocolate, como es este caso! 😛 Recordad, que la harina de algarroba, ya la utilizamos en la receta de Tortitas de avena y cacao.

El lino es una de las fuentes más ricas en Omega 3, alto contenido en proteínas, sus fitoquímicos fortalecen el sistema inmunológico, contienen minerales como hierro, potasio, fósforo o magnesio, poseen Vitamina E, con acción antioxidante, tiene vitaminas del grupo B, está muy recomendado para enfermedades y procesos inflamatorios, malas digestiones, todo tipo de problemas en la piel y cabello, y un sin fin de beneficios más! Al ser mucilaginosas, en contacto con un líquido, se convierte en un gel espeso, por este motivo, podemos usarlo para muchas recetas, como espesante para puddings, para flanes, para repostería crudivegana o de cualquier tipo, como sustituto del huevo al hacer salsas… En esta receta, nos sirve para que la masa se compacte y podamos manejarla 😉

Y bueno, vamos a por lo verdaderamente importante! La receta!!

DSC_0073a

GALLETAS RAW-OREO DE ALGARROBA Y CHOCOLATE BLANCO

  • Cantidad: 12 a 15 galletas. Parecen pocas, pero aviso que llenan!
  • Tiempo: 20 minutos masa + 15 minutos relleno + 2 horas de horno o 16 horas de deshidratadora
  • Utensilios: batidora + horno o deshidratadora

Ingredientes para la masa de las galletas:

  • 360 g de pulpa de zanahoria y remolacha (podéis sacarla del zumo, como os explico en la receta de Zumo Verde de Hinojo, pero haciéndolo de zanahoria y remolacha, o bien trituráis zanahoria y remolacha)
  • 70 g de lino.
  • 2 cdas. aceite de oliva.
  • 1 semilla de cardamomo
  • 1 cm de vaina de vainilla o media cdta. si la tenéis molida.
  • 150 g de leche vegetal 
  • 20 g de melaza de cebada (podéis usar otro endulzante, como Miel de dátiles, o sirope de agave, o miel, si no sois veganos)
  • 60 g de harina de algarroba
  • 20 g de copos de avena

Ingredientes para el relleno de chocolate blanco:

¡¡¡IMPORTANTE!!! El relleno de chocolate, no se haría hasta que no tengamos las galletas horneadas o deshidratadas!! 

  • 50 g de manteca de cacao
  • 1 cda. de melaza de cebada (podéis usar otro endulzante, como Miel de dátiles, o sirope de agave, o miel, si no sois veganos)
  • 1 pizca de sal (pero pizca eh? 😀 )
  • 1/4 cucharadita de canela
  • 1 cda. de copos de avena, que podéis echarlos al relleno enteros, o bien triturarlos hasta hacerlos harina de avena. Yo los eché enteros.

Preparación de la masa de las galletas: 

  1. Ponemos el horno a precalentar a 180º.
  2. Echamos todos los ingredientes de la masa en el vaso de la batidora y trituramos hasta que quede homogéneo. Dejamos reposar unos 15 minutos mínimo la masa para que el lino suelte el mucílago y nos permita manejar la masa compacta. Aviso de que se queda húmeda, se pega a las manos, ya que, como veis no lleva harinas, solo un poco de avena… por eso tarda tanto en hacerse al horno. Pero merece la pena! 😀
  3. Una vez la masa ha reposado y se ha vuelto más compacta, vamos cogiendo bolitas del tamaño de un huevo, y hacemos como albóndigas. Las vamos poniendo sobre un papel de hornear y aplastamos un poco, como si de hamburguesas se tratara. Tened en cuenta que cuando salgan del horno serán más pequeñas de lo que entraron, al contrario de la repostería normal, porque lo que hace el horno es deshidratar el exceso de humedad. Así que no las hagáis demasiado finas.
  4. Cuando estén todas, las metemos en el horno, a 180º, durante 1 hora, y después las sacamos, las partimos con un cuchillo por la mitad, como si fueran panecillos, y las ponemos de nuevo abiertas boca arriba en el horno, unos 30 min, le damos la vuelta, y otros 30 minutos. 
  5. Ya estarían listas nuestras galletas!! Deben quedar algo tiernas, tipo pan húmedo alemán 😉 Y ahora vamos a por el relleno!!

Preparación del relleno de chocolate blanco: 

¡¡¡IMPORTANTE!!! El relleno de chocolate, no se haría hasta que no tengamos las galletas horneadas o deshidratadas!! 

  1. A continuación, ponemos una olla con un par de dedos de agua a calentar, pero no dejamos que hierva. Ya que, para que el chocolate no amargue, y se quede brillante, y sea crudivegano, no debemos fundir la manteca de cacao a más de 42 grados. Para eso, si no tenemos termómetro de cocinar, se sabe, más o menos que está a dicha temperatura, cuando el agua presenta burbujitas, pero sin hervir. Yo, para que os hagáis una idea, en la vitrocerámica, yo lo pongo al principio al máximo, y en un minuto, que empiezan a asomar las burbujas, lo bajo casi al mínimo (mi máximo es el 9, y lo dejo después en el 2).
  2. Ponemos el utensilio para el baño maría en la olla (que no toque el agua, porque subiría la temperatura, aunque lo más importante es, que el agua no hierva!!). Y, en este momento echamos la manteca de cacao en el recipiente, y con una lengua de silicona vamos removiendo suavemente (tarda un ratito) hasta que se funda del todo. La manteca de cacao tiene el color del chocolate blanco, y cuando funde, se queda como si fuera aceite vegetal, transparente y amarillento.
  3. Ahora, echaríamos la melaza y los copos de avena, o bien enteros, o triturados, y seguimos removiendo con la lengua de silicona suavemente, hasta que no quedan grumos. No os asustéis porque parezca muy aceitoso y feo, al no llevar cacao puro, el aspecto es más rarete, pero cuando solidifica, está de muerte!
  4. Una vez tenemos todo fundido y sin grumos, lo retiramos de la olla, para que enfríe un poco, ya que no podremos echarlo tan líquido en las galletas… 
  5. Disponemos las galletas abiertas boca arriba, y cuando el chocolate blanco este espesito, con una cuchara vamos echando un poquito encima de una de las partes de cada galleta. Y luego, las cerramos con cuidado y las dejamos enfriar ahí mismo, a temperatura ambiente… hasta que solidifique, seguramente se quedará la melaza entre medias algo líquida, pero le da un toque increíble!… 
  6. Y llega el mejor momentooooo!! ÑAM ÑAM, a comeeeer!! Podemos conservarlas en un bote de cristal hermético en la nevera de 3 a 5 días, o incluso una semana, sin problema… si os duran claro XD

Pues ya me contaréis qué tal?? Qué aproveche!!! SOLO POR HOY, disfrutad de los placeres de la vida ❤

 

 

Anuncios

10 comments on “Galletas raw-oreo de algarroba y chocolate blanco

  1. hola! estas galletas no serían raw… verdad? ya que las hacés a 180ºC pero se deben poder deshidratar a menos supongo, claro que en mucho más tiempo…saludos!

    Me gusta

    • Hola Pauli!! ❤ Encantada de verte por aquí y gracias por tu mensaje… Pues, efectivamente, en la deshidratadora sería el mismo proceso, solo que a 42º y sobre unas 16 horas… Yo las dejaría unas 10 horas, y luego las partes y otras 8 horas más… Espero que te sea de ayuda Un beso y felices fiestas ❤ 😉

      Me gusta

  2. hola Eva, excelente receta, la hicimos en el horno el ano pasado varias veces y no duraban ni un dia. Acabamos de comprar una deshidratadora, asi que volvemos a la carga, Me podrias orientar con los tiempos y temperaturas? gracias

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Yolanda!! Qué ilu me ha hecho tu mensaje!! 😄😄😄👏👏👏 Me alegro que no duren porque están de muerte y sanas a más no poder! Pues te cuento, en la deshidratadora se van unas 16 horas a 42° Lo pones unas 8 o 10 h primero y observas si puedes cortarlas por la mitad y las pones el resto del tiempo Ya al gusto, si ves que necesitan más tiempo pues adelante! 💪 Ya me contarás 😘😘😘

      Me gusta

  3. Pingback: Mi primer desayuno – Recetas Improvisadas | BioCocina con PituFina

  4. Pingback: “Yogurt” líquido de fresa y clavo | BioCocina con PituFina

  5. Me viene súper bien para que Sofìa se las lleve al cole, pero como le guste o peor les guste a sus amigas estoy perdida!!!!! Me veo haciendo galletas todsas las semanas….aajjaajajjj…

    Le gusta a 1 persona

    • Es que esta receta, iba en parte por tí, Y LO SABES, jjajaajja… pues ya me contarás… eso sí, te veo comprando una deshidratadora! Es una maravilla… hoy he hecho crackers de verduras crujientes… Riquísimos! Cuenta cuando las hagas, que quiero saber qué le parecen a Sofía… Muaaaa

      Me gusta

  6. Darte la enhorabuena por la receta, parece un poco complicada pero no importa probaremos y salgan como salgan os puedo asegurar que dos días no duran, bueno uno tampoco. Gracias

    Le gusta a 1 persona

    • jajajaja, qué apañá! Parece complicada pero no es tanto, es más el tiempo que conlleva, y la panzá de escribir que me he dado, para aclarar lo más posible… eso ha hecho que parezca más difícil 🙄 Pues, cuando las hagas me cuentas porfi! Un besazo y gracias por estar por aquí! ❤

      Me gusta

Puedes dejar tu comentario, ¡gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: